Noticias

Hace unos meses os enseñé unos calcetines de punto que había tejido para unos pies fríos. Me sobraron unas pequeñas bolitas que tenía rondando de aquí para allá junto al resto de mis lanas.

Habrá por aquí quien piense que tengo abandonado el panal y es comprensible ese pensamiento. Pero aquí estoy de nuevo.

Se pasa el invierno y no lo enseño. No tengo remedio.

El verano pasado me compré en Téjeme esta lana tan bonita (Zauberball, de Schoppel wolle), aunque no sabía en qué la iba a usar.

Páginas

Abejitas en Twitter