Zarita

celia

Allá por el mes de marzo de este año las no8das hicimos de la quedada un día muy espedial: Día de la Amiga Tejedora Invisible 2014.

Una vez pasadas las navidades y ya fuera de los líos y regalos propios de esa fecha alguien comentó en una quedada que sería bonito que hiciésemos un intercambio entre nosotras de algo tejido con nuestras manos. Las reglas eran sencillas: algún complemento tejido con cariño, una madeja y alguna chuchería. No sabíamos para quién sería el regalo ya que el sorteo lo haríamos sobre la marcha el mismo día de la entrega, de esa manera no habría problemas de última hora porque alguien no podía acudir a la cita. Una tarde de emociones y sorpresas precedidos de unos días de nervios y preparativos porque queríamos dar lo mejor de nosotras.

Todo esto ya se contó en el blog de este grupo tejeril sevillano y si lo recuerdo ahora es porque allí nació Zarita. Bueno, nació el Cuello Zarita, que en ese momento no tenía nombre. Desde que habíamos decidido celebrar el amigo invisible mi cabeza se puso a dar vueltas. Quería hacer algo sencillo que pudiese gustar a la persona que lo iba a recibir, que por otro lado no tenía ni idea de quién iba a ser. Pero quería que tuviese un toque "diferente", que no fuese simplón. Ya todo el mundo sabe que me gusta mucho tejer en espiral, sin costuras, sin cambios de fila y si es mezclando colores, mucho mejor. Una vez que me puse manos a la obra el resultado simplemente me encantó. Y lo mejor de todo es que a Sagra también le gustó.

Y me sentí tan bien pensando en lo que le había gustado el regalo que le pedí prestado el nombre de su "niña", de la que tantas historias nos había contado, para darle nombre a este cuello. Y ella me lo prestó ;-)

Ahora aprovecho para agradecerle todas las muestras de cariño que siempre ha tenido conmigo y su apoyo desde el primer día. Aunque me quedo lejos de todo lo que ha significado para mí.

Por cierto, la amiga tejedora invisible acabó siendo un intercambio y yo me quedé con el regalo que ella tejió. Estoy deseando que llegue el fresco para volver a ponerme el cuello tan calentito y gustoso que me tejió.

Mi regalo, de Sagra

Comentarios

No me esperaba ésta entrada tan emocionante,estoy leyéndola con la lagrimilla fuera.Las amigas estamos para apoyarnos y aquí hay amistad de la buena. Aunque estés ahora lejos, me sigo acordando de ti, no hay una quedada en la que no se te mencione. Está claro que has dejado huella y no quiero que se borre ;p
Zarita aunque no se entere mucho de que va todo, lucirá encanta su Zarita Cowl!! Un besote muy muy fuerte de los que suenan!
P.D: Como lloré aquel día, se ve en la foto, me encantó mi cuello, mi madeja invernal y mi taza!! :D

Bueno, yo sigo asistiendo a las quedadas en espíritu y participo de ellas gracias a las entradas en el blog y a las fotos que enviáis. En una de estas me planto allí, seguro.
Y seguiremos haciendo cositas juntas, que tampoco estoy tan lejos ;-)

Añadir comentario

(If you're a human, don't change the following field)
Your first name.
(If you're a human, don't change the following field)
Your first name.